Marcha del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT) contra la represión

marcha represión

 

Como ya sabéis la represión contra nuestro sindicato cada vez es más fuerte, son ya más de 500 procesados y procesadas, nos reclaman 400.000 euros en multas y 50 años de cárcel teniendo pendiente aún juicios como el de Mercadona y los de los 40 detenidos y detenidas durante las marchas obreras Andalucía en Pie, lo que nos pondrá en 70 años de cárcel, medio millón de euros y acercarnos a los 600 sindicalistas metidos en procesos judiciales.

El SAT ya ha pagado cerca de 200.000 euros en multas. El Gobierno intenta así estrangular económicamente al sindicalismo andaluz de clase para impedir el desarrollo de esta herramienta de lucha en manos de la clase trabajadora y el pueblo andaluz.

Por todo ello hemos considerado que es hora de hacer una gran movilización que denuncie la represión que estamos sufriendo. Somos el sindicato más represaliado de Europa y esto hay que hacerlo saber.

Hemos escogido el día 11 de Enero por ser una fecha señalada por la represión, ya que un 11 de Enero se produjeron los asesinatos de Casas Viejas. Hoy como ayer, el mundo trabajador es perseguido, ayer con balas y hoy con multas millonarias y penas de cárcel.

Os pedimos no solo que participéis personalmente en esta movilización sino que llaméis a la rebeldía en vuestro entorno para que seamos miles los que llevemos nuestras banderas y nuestras consignas hasta las puertas de la cárcel de Morón.

4 de diciembre, Día Nacional de Andalucía

málaga

 

35 años después Andalucía sigue en pié por sus derechos

El 4 de diciembre de 1977, dos millones de andaluces y andaluzas salieron a las calles de las ciudades y pueblos de nuestro país, tanto en un acto de auto reconocimiento y reafirmación como pueblo como en reivindicación de nuestros derechos democráticos individuales y colectivos. Un término lo resumía todo: autogobierno. La posesión de la capacidad de decidir libremente la dirección de nuestro destino y el de nuestra tierra.

Se nos dijo entonces que dicho derecho estaría garantizado en la Constitución estatal mediante el llamado Estado de las autonomías. Que acceder a esa autonomía prevista dentro del marco constitucional, a través del artículo 151, conllevaría el reconocimiento de nuestra nación y de nosotros como pueblo, y que supondría igualmente detentar el ansiado autogobierno. Esas fueron las razones que hizo al pueblo andaluz acudir tan masivamente al referéndum del 28 de febrero de 1980 y votar el sí en la consulta.

La izquierda soberanista andaluza lleva años denunciando la falacia autonómica. Que el Estado autonómico no es más que la descentralización de la gestión administrativa del Estado Español. Que la Constitución y los estatutos de autonomía no reconocen ni permiten el reconocimiento de nuestro país ni del Pueblo Andaluz. Que la Constitución y los estatutos de autonomía no reconocen ni permiten reconocer nuestro derecho a la posesión y el ejercicio de un autogobierno real, pleno, efectivo y permanente. Que, por tanto, la autonomía no es un instrumento de transformación política y social sino una mera herramienta de perpetuación de la dependencia y el subdesarrollo inducidos.

Han pasado ya treinta y cinco años, dos estatutos y varias “modernizaciones”, y en lo esencial estamos donde estábamos. Andalucía permanece en el furgón de cola entre los distintos pueblos peninsulares e insulares. Continuamos siendo los últimos en todos los índices de desarrollo económico y bienestar social. Solo somos los primeros en paro y precariedad, en pobreza y carencias. Y ahora, La crisis-estafa originada en la rapiña del capital especulativo financiero, mantenida y ampliada por el sistema capitalista como método para justificar el mayor ataque a los ya de por sí escasos derechos democráticos, sociales y laborales de las clases populares, no hace más que agravar situaciones nunca desaparecidas, sólo amortiguadas. Además, esta crisis-estafa está mostrando y demostrando la veracidad de la afirmación mantenida por la izquierda soberanista acerca de la inexistencia de autogobierno real. Las grandes decisiones, las líneas de actuación en materia política, económica, social, etc., no se deciden ni pueden ser decididas aquí, nos vienen impuestas desde Madrid o Bruselas. La misma Junta justifica sus recortes en que se ven obligados a ello “por imperativo legal”, en lo que constituye un implícito e innegable reconocimiento de las obligadas e insalvables limitaciones jurídicas, legislativas y ejecutivas, no ya de nuestra supuesta autonomía, sino del propio marco constitucional y del sistema autonómico vigente.

Estas limitaciones e incapacidades intrínsecas de las que adolecen la Constitución y el llamado Estado de las autonomías, suponen el que las alternativas no puedan consistir en mejoras o reformas más o menos amplias de este marco constitucional o el sistema autonómico. Toda alternativa que aspire a la transformación de la realidad andaluza debe asentarse en la superación de ambos y su sustitución por otros que contengan los basamentos políticos y jurídicos que permitan el autogobierno del pueblo andaluz. Que descansen sobre el reconocimiento de Andalucía como nación, de los andaluces como pueblo, y del derecho inalienable que pertenece a todas las naciones y pueblos a ser sus propios dueños. Del derecho a auto gobernarse. A ser naciones y pueblos libres. Y ese derecho a ser y decidir de naciones y pueblos se denomina soberanía. Sólo una Andalucía que recupere su soberanía nacional y unos andaluces y andaluzas que detenten su soberanía popular estarán en condiciones de decidir y actuar por ellos y para ellos mismos. Solos siendo nuestros propios dueños, los únicos determinadores activos de nuestro presente y nuestro futuro, en lugar de los padecedores pasivos de las decisiones que otros tomen en nuestro lugar, estaremos en condiciones de hacer frente con éxito a la crisis-estafa y a los envites antisociales del sistema capitalista.

Por todo lo expuesto, hoy y aquí, en el 4 de diciembre, Día Nacional de Andalucía, y en el mismo lugar en que hace treinta y cinco años un andaluz, Manuel José García Caparros, fue asesinado por defender nuestros derechos y nuestra bandera, el conjunto de la izquierda soberanista andaluza nos reafirmamos en el compromiso para con nuestro pueblo de perseverar en la lucha por una Andalucía plenamente libre. Hoy y aquí manifestamos que esta afirmación no puede quedar en una proclamación de intenciones, sino que debe concretizarse en un movimiento popular reivindicativo, amplio, decidido y unitario, como hace 35 años. Por ello, hacemos un llamamiento público a las distintas organizaciones políticas, colectivos sociales y ciudadanos andaluces conscientes y concienciados con la necesidad de construir esa Andalucía libre de hombres y mujeres libres, a través de la devolución del ejercicio del poder y el protagonismo a nuestro pueblo, a aunar fuerzas y esfuerzos en torno a este objetivo común y básico: la recuperación de nuestra soberanía nacional y popular, colectiva e individual. A dar los primeros pasos firmes hacia la más completa superación de este régimen continuista corrupto y obsoleto, propiciando la ruptura democrática y el inicio de un nuevo periodo transitorio y constituyente que conlleve el nacimiento de una nueva realidad, la de aquella Andalucía libre por la que vivió y murió Blas Infante, y que el definió como una Andalucía soberana constituida en democracia republicana.

¡Viva Andalucía libre!

En Málaga, a 4 de diciembre de 2012

CUT-BAI

Colectivo de Unidad de los Trabajadores – Bloque Andaluz de Izquierdas

MAIS

Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista

(AndCom, Jaleo!!!, JIRA, NA, RRA e independientes)

SAT

Sindicato Andaluz de Trabajadores/as

Movilizaciones por el 4D en Granada, Jaén y Málaga

jaén 4

Jaén

granada

Granada

málaga

Málaga (acto nacional y unitario)

Actos para el fin de semana por el 4-D

sevilla

Sevilla

jaén

Jaén

4-D-20123

Málaga

[Sevilla] Manifestación contra la impunidad de Israel y la ocupación de Palestina

Estimados compañeros:

Numerosos colectivos sociales, sindicales y políticos han convocado una manifestación en solidaridad con el pueblo palestino y de denuncia de la impunidad con la que Israel comete sus crímenes para recordar a las instituciones andaluzas la obligatoriedad, por ser firmante el Estado Español de la IV Convención de Ginebra relativa a la población bajo ocupación, de tomar las medidas necesarias para evitar nuevas masacres como la causada por los recientes bombardeos sobre la ciudad de Gaza y los campos de refugiados aledaños.
¡Basta ya de agresiones e impunidad!

[Nacional] Movilizaciones unitarias del sindicalismo de clase andaluz

ImagenImagenImagenImagen

Imagen

 

http://www.sindicatoandaluz.org/

Con Soberanía las bases no estarían

 

Desde la izquierda soberanista andaluza, las organizaciones políticas que formamos la Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista (MAIS) hacemos un llamamiento al Pueblo Trabajador Andaluz a acudir a las marchas contra la existencia de las bases militares extranjeras. Acabar con las mismas constituye una necesidad imperiosa e ineludible.


En primer lugar por una cuestión de soberanía. Andalucía no puede tolerar unas bases militares extranjeras enclavadas en su propio territorio, sin haber sido decidido por los andaluces y sin que estos tengan ninguna capacidad de control sobre las mismas y sus actividades. Ni durante el franquismo, ni ahora en esta supuesta democracia, hemos sido tan siquiera consultados al respecto. Nada hemos dicho y nada podemos decir, en lo que constituye una prueba más de la falta de autogobierno real que padecemos al carecer de soberanía. Ésta “autonomía” no es más que otra expresión de vasallaje, que, a la larga, nos ha traído la situación actual de dependencia económica y sumisión política.


En segundo lugar por nuestra seguridad. Las bases militares extranjeras en nuestro país han sido y son  aún utilizadas por los imperialistas europeos y norteamericanos, y su organización terrorista la OTAN, para amedrentar, oprimir e invadir a otros pueblos, por lo que sus instalaciones constituyen objetivos de represalia para todos aquellos que se sientan amenazados o agredidos desde las mismas. Esto nos convierte a todos los andaluces en blancos de sus posibles acciones y, como consecuencia, nos mantiene en una perpetua situación de riesgo en nuestra seguridad colectiva. Éste riesgo ha aumentado considerablemente al pasar a formar parte la base de Rota del llamado “Escudo Antimisiles”. Los destructores americanos y las armas nucleares no hacen sino poner a Andalucía en una situación de mayor peligro ante una posible escalada militar. Además del peligro añadido que conlleva la propia existencia de armamento atómico.


En tercer lugar por la paz y la solidaridad. Andalucía ha sido siempre y debe aspirar a seguir siendo una tierra de paz. El Pueblo Trabajador Andaluz debe rebelarse contra el que su territorio sea utilizado como lugar desde el que atacar a otras naciones y para asesinar masivamente a sus pueblos. Debemos denunciar el silencio cómplice de cierta “izquierda” y supuestos “andalucistas”, frente a la opresión imperialista de los pueblos hermanos del Tercer Mundo, garantizada por las máquinas de guerra que salen de bases como Rota, Morón o Gibraltar. Aunque los panfletos de los medios de desinformación hablen de “extender la democracia”, cada vez más gente se da cuenta de que, detrás de las campañas bélicas contra países como Iraq, Afganistán o Libia, no está sino la pretensión de controlar las materias primas, como el petróleo, y garantizar los intereses geo-estratégicos de estados imperialistas como los EE. UU. o los de la Unión Europea, incluido el propio Estado español. Idéntica voluntad se esconde tras las provocaciones a Irán y la intervención camuflada mediante mercenarios contra la soberanía de Siria.


Merece una reseña especial el intento de chantaje que padece el Pueblo Trabajador Andaluz , especialmente  los habitantes de las poblaciones cercanas, que aprovechando las carencias y necesidades que sufre como consecuencia de la crisis-estafa provocada por el Capital, los gobiernos europeos, norteamericano y español están ejerciendo, con la pretensión de hacerles aceptar dichas bases como única posibilidad de obtener trabajo. Rota, Morón y Gibraltar se merecen un tipo de desarrollo más digno que el basado en el crimen de estado. Un desarrollo basado en unos planes de empleo autóctonos, ligados al tejido productivo propio y no en la muerte de inocentes. Un desarrollo que no les haga cómplices de la “lógica” militar imperialista y asesina del Estado Español, la Unión Europea y los Estados Unidos de América.


Por todo ello: contra la ocupación de nuestro territorio y su utilización para invadir y asesinar. Por nuestros derechos y nuestra seguridad. Por la libertad de todos los pueblos. Contra el uso de los recursos en gastos militares en lugar de en inversiones sociales y en la creación de empleo. Por la salida de la OTAN y el cierre y la totalidad de las bases militares extranjeras situadas en nuestra nación.  Por la potenciación de un movimiento antiimperialista en el centro mismo del Sistema. Por un futuro para la humanidad de igualdad, justicia, paz, solidaridad y apoyo mutuo. Todas y todos a las marchas.


Éste año hacemos un espacial hincapié a asistir masivamente a la marcha contra la base militar de Rota, como consecuencia del acuerdo establecido a espaldas de los andaluces, entre los gobiernos español y estadounidense, para su ampliación, la prorrogación de su periodo de existencia y el establecimiento permanente en ella de buques de la séptima flota norteamericana dotados con misiles de largo alcance con capacidad nuclear.


¡Con soberanía las bases no estarían!

¡Contra la OTAN y el imperialismo, soberanía de los pueblos y socialismo!


Marchas:

  1. 27 de octubre, sábado, a las 12´00 horas, desde el paso de la Nena, marcha contra la Base de Morón.
  2. 27 de octubre, sábado, a las 12´00 horas, frente a la verja de acceso al Peñón, concentración contra la base de Gibraltar.
  3. 28 de octubre, domingo, a las 12´00 horas, desde el Parque Calderón del Puerto de Sta. María, marcha contra la base de Rota.

   MESA ANDALUZA DE LA IZQUIERDA SOBERANISTA
(Andalucía Comunista, Jaleo!!!, Juventud Independentista Revolucionaria Andaluza, Nación Andaluza, Red Roja Andaluza e independientes)