¿Quiénes somos?

JIRA es una organización juvenil, andaluza, independentista y revolucionaria. Nace de la necesidad de un proyecto abierto hacia todas las corrientes ideológicas revolucionarias y andaluzas que no encuentran en ninguna organización la cohesión de todas las ideas y planteamientos, siempre con dos objetivos claros e incuestionables: la liberación nacional y social. Andalucía es un pueblo ocupado, oprimido, dependiente de un estado que nos ha sido impuesto durante más 700 años, que atiende a las exigencias del sistema capitalista e imperialista, debido a esta situación que el Pueblo Andaluz arrastra durante siglos, la juventud andaluza vive en un estado de negación y alienación que repercute en la visión de los y las jóvenes sobre la realidad que nos afecta.

Creemos que el camino a seguir es el de luchar por los derechos que como andaluces y andaluzas, como clase, nos pertenecen. Para conseguir tales derechos es necesario un trabajo diario, analizar la realidad del estudiantado andaluz, de los y las jóvenes que son obligados a emigrar por la falta de empleo en su país, de los y las que sufren la militarización como única salida a su situación, de los y las que por la especulación urbanística no pueden acceder a una vivienda digna y están condenados a depender de su familia, todo esto tiene una motivación estratégica que el Estado Español ha desarrollado para que la juventud andaluza sea una juventud militarizada, españolizada, inconsciente, sumisa y por encima de todo una juventud que no se rebele contra la situación de crisis permanente que vivimos.

¿Qué defendemos y por qué luchamos?

Somos independentistas; Porque el papel dependiente de nuestro país en el Estado Español y en la Unión Europea junto a la superestructura capitalista mundial, es origen y causa de la coyuntura social, económica y política que padecemos. Porque Andalucía es un pueblo que como tal tiene derecho a su libre determinación y a gobernarse así mismo, un pueblo libre que sea el único responsable de la toma de decisiones que afecten al propio pueblo.

Somos revolucionarios y revolucionarias; El sistema capitalista que impera no solo en Andalucía sino en todo el mundo, es el origen y causa de todos los problemas que sufrimos. Nuestra apuesta es verdaderamente revolucionaria y de clase, no queremos reformar este sistema injusto y desigual, luchamos por destruirlo, para transformar la sociedad en una sociedad justa, equitativa y solidaria.

Somos anticapitalistas y antifascistas; Entendemos el capitalismo como un sistema que explota al hombre por el hombre y cuyas únicas aspiraciones son la obtención de capital. Luchamos contra el fascismo por ser otra herramienta del capitalismo con una falsa e hipócrita defensa de los intereses sociales y territoriales. Las organizaciones fascistas cuentan con el apoyo y permisividad del Estado Español y sus Fuerzas Represivas, éstas actúan contra todo aquel que no piense como ellos quieren que pensemos. Defendemos el antifascismo como un movimiento unitario y organizado entre todas las corrientes que apuesten por la lucha conjunta contra el fascismo y el capitalismo.

Luchamos contra el Sistema Patriarcal; Ya que es el responsable del enfrentamiento entre sexos. Las jóvenes andaluzas son explotadas, humilladas, discriminadas y oprimidas más aún que otros colectivos por el simple hecho de ser mujeres. Los hombres son adoctrinados en valores de competitividad y dominación hacia otros hombres y mujeres.  En pleno siglo XXI los organismos y estados se oponen al libre derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y su vida. Es el lugar que el Sistema Capitalista ha elegido para ellas. El sexismo o la violencia de género son causas generadas por aquellos que gobiernan nuestras vidas, por los estados capitalistas y sus clases dominantes que siguen manteniendo a la mujer en un lugar secundario y desigual. Son doblemente explotadas, por ello deben ser doblemente revolucionarias.

Defendemos la libertad sexual; No habrá Andalucía libre sin hombres y mujeres verdaderamente libres. El Estado Español es un estado que aún arrastra comportamientos xenófobos y discriminatorios hacia aquellos y aquellas que no cumplen el estereotipo “marcado”. Luchamos por una Andalucía realmente igualitaria, sin prejuicios y que respete los derechos de todos y de todas.

Por un movimiento ecologista rupturista; No apostamos por un ecologismo reformista, que trate de cambiar la situación mediante las administraciones y estructuras del sistema, sino que defendemos un ecologismo revolucionario y antisistema, entendemos que los pueblos deben defender, conservar y trabajar su tierra y su entorno por ser un factor  irrenunciable de su cultura. Por ello se necesita de un movimiento que luche contra la especulación urbanística, las multinacionales energéticas, la destrucción del territorio y demás agresiones que se están llevando a cabo en Andalucía. Nuestra tierra y las especies que la habitan sufren un maltrato brutal y continuado, si no luchamos por su protección, los medios naturales que encontramos en nuestro país están condenados a desaparecer.

Defensa de la Cultura; Porque la cultura es la libre expresión de los pueblos, libre expresión hoy reprimida por el sistema. Además es utilizada, explotada y cuando a los intereses del españolismo conviene, ridiculizada. La cultura andaluza es ocultada, manipulada para que los andaluces y las andaluzas no conozcan quiénes son y cuáles son sus raíces, cuál es su pasado, en definitiva, su historia. El Estado Español vende lo andaluz como lo “español”, dándole un carácter aculturizador hacia otras culturas también reprimidas en diversos pueblos subyugados por el Estado Imperialista Español. Ese carácter, influye en la identificación y relación de la cultura andaluza con la inexistente “cultura española”, mostrándole que no hay nada más español que Andalucía. Como jóvenes andaluces y andaluzas es nuestro deber proteger nuestra cultura de cuantos ataques recibe, fomentarla y acercarla al pueblo.

Somos antiglobalistas; Porque pensamos que la globalización es un proceso de homogenización impuesta implícita o explícitamente de un tipo de cultura sobre las demás. Apostamos por la diversidad cultural como derecho natural y legítimo de las personas y sus múltiples comunidades.

Okupación; Defendemos el derecho a ocupar espacios inutilizados para su uso colectivo. No podemos aceptar que mientras a la juventud andaluza le es imposible tener una vivienda donde vivir, haya miles de espacios abandonados por sus propietarios o por la especulación urbanística.

Somos antimilitaristas; Como jóvenes anticapitalistas y revolucionarios/as nos oponemos al papel de sometimiento y de opresión que ejercen los estados artificiales sobre las naciones naturales. La juventud andaluza víctima de la situación de paro y precariedad provocada por el estado de dependencia y subdesarrollo que padece Andalucía, es reclutada por el Ejército Español y sus diferentes cuerpos de seguridad. Ante tal realidad la juventud no ve otra salida y opta por formar parte del Ejército Imperialista que salvaguarda los intereses de la burguesía española y sus clases dominantes. Ejército Imperialista que el Estado y sus medios de propaganda, los mass media, lo presentan ante la sociedad como “pacífico” y colaborador en “misiones de paz”. No es esa la naturaleza del Ejército Español, su naturaleza es la de participar en invasiones de países por intereses económicos, ahí están Irak y Afganistán. Los ejércitos actúan en consonancia a los intereses del capitalismo internacional y su afán por expropiar todo aquello que genera beneficios. No se consigue la paz vendiendo armas al Estado Sionista de Israel, armas que han sido utilizadas para asesinar a miles de palestinos y palestinas con ejércitos que se encuentran en nuestro propio país, como en las Bases Norteamericanas de Rota y Morón. Militarismo ni en Andalucía ni en ningún sitio.

Somos antiimperialistas; Porque el imperialismo es la máxima expresión del capitalismo internacional, el mismo que invade países para expropiar sus recursos naturales o el que marca las pautas del mercado internacional firmando los procesos a seguir en todos los países bajo su poder. Esta situación obliga a los países no imperialistas a subordinarse a los intereses del gran capital internacional y a perder el legítimo ejercicio de su soberanía. El imperialismo hoy como ayer es salvaje, genocida, explotador, colonizador y esclavizador. La lucha contra el imperialismo es la lucha por la libertad  individual y colectiva, por la soberanía de los pueblos, por la liberación de la clase obrera explotada y sometida por el yugo capitalista. A nosotros y nosotras también no afecta de forma directa ya que sufrimos el imperialismo por parte del Estado Español, EE.UU y Gran Bretaña.

Somos internacionalistas; Como independentistas y revolucionarios/as creemos en el apoyo mutuo en los procesos emancipadores de todos los pueblos oprimidos del mundo. Colaboración e interrelación entre pueblos sometidos y explotados, lucha unitaria para derrocar al sistema que nos mantiene en tal estado de excepción. Para derrocar y acabar con la hegemonía del capitalismo internacional y la mentalidad esclavista, la unidad y la lucha de todos los pueblos es una herramienta indispensable para su propia liberación nacional y social. La solidaridad no entiende de fronteras.

¿Cómo nos organizamos?

Somos asamblearios/as; La democracia directa de abajo hacia arriba como estructura organizativa en la que todos y todas tengamos las mismas opciones de opinar, debatir y decidir sobre todas las decisiones que afecten a la organización y a los objetivos de la misma. No creemos en jerarquías impuestas ni en centralismos, las determinaciones y medidas serán colectivas y nunca individuales.

Somos autónomos/as; Porque entendemos que es la mejor forma de educar y organizarnos es haciéndolo nosotros/as mismos/as. No actuamos bajo la dirección de ninguna organización, el rumbo a seguir es el marcado por las asambleas y los y las militantes de las mismas.